Taller | Katsumi Komagata

La sorpresa es el nombre del taller que impartió Katsumi Komagata en Bilbaoarte de la mano de Cursos Bonito del 27 al 31 de marzo. Katsumi Komagata es un diseñador gráfico japonés que empezó a crear libros de gran fuerza poética inspirado por el desarrollo de su propia hija. Libros que buscan despertar la curiosidad de quien lee y aportar una experiencia visual a través de formas desplegables, contrastes de colores, luces, sombras…

El primer día comenzamos ejercitando el elemento sorpresa, y nos propuso trabajar sobre un formato de papel plegado en acordeón. El pliego cerrado muestra una figura (en lo que sería la portada), que una vez desplegada descubre algo completamente sorprendente en su interior. A partir de formas sencillas, Katsumi nos recuerda que todas las formas son válidas “Everything is fine, every Shape is OK”.

Viajó desde japón con una pila de papeles japoneses en su maleta que desplegados sobre las mesas invitaban a ser tocados, plegados, cortados, combinados… Trabajamos con los 9 colores que él mismo seleccionó (rojo, verde, rosa, naranja, azul, amarillo, marrón, blanco y negro) en formato cuadrado de 20 x 20 cm. Totalmente analógico, sensitivo, táctil; tijeras y cúter en mano, cada una dibujaba formas recortando y pegando.

Otro ejercicio fue el de integrar el vacío en la composición y la narrativa. Nos repartió al azar una silueta que debíamos recortar sobre el soporte a trabajar por parejas. La silueta recortada inevitablemente condiciona la imagen y su composición. Por ello era fundamental acordar con la otra persona qué y cómo hacer dicha composición, ya que ambas imágenes, ambas caras del soporte, debían estar relacionadas si queríamos crear algún tipo de narrativa.

Durante los cinco días de taller, se generó un espacio de concentración, juego y creación, fantástico y de mucho disfrute. Katsumi nos mostró y leyó algunos de sus libros editados por Les Trois Ourses en Francia, que por cierto no son fáciles de conseguir en España. También hablamos sobre el trabajo editorial que realiza junto a su hija en One Stroke y otros proyectos de diseño en los que esta actualmente trabajando como la señalética de la unidad de oncología infantil en un hospital de Japón.

Como ejercicio final cada uno realizamos un libro propio con mínimo cuatro pliegos (16 páginas) y salieron cosas muy interesantes. Estoy muy contenta con todo lo aprendido y producido durante aquellos días. Mi “seed for a book” (semilla para un libro) – como nos animaba Katsumi a ver nuestros resultados – terminó siendo un libro que habla de la cicatriz. Contaré más sobre ello específicamente en otro post más adelante.

Disfruté como una enana el taller. Recuerdo estimulante y liberador “salirme” de mi lenguaje habitual, los trazos y líneas, el universo visual en el que estaba inmersa en aquel momento. Reencontrarme con otro tipo de papel desde el tacto pero sobre todo con el color, la silueta y las tijeras. El taller con Katsumi fue como un soplo de aire fresco, con olor a fibra de papel, color – mucho color -, espontaneidad y delicadeza.

Puede que te interese